Templos

Parque Avellaneda

Tallas de Moroder

Leo Moroder

La Catedral de La Plata, inaugurada en 1932, encierra valiosos tesoros e historias que muchos platenses desconocen. ¿Dónde se encuentra el rostro tallado en madera de Miguel Angel, Juana de Arco o la emperatriz Sisí? ¿Existe alguna relación entre la imagen de la Inmaculada Concepción y la nueva escultura de Sor María Ludovica?
Las esculturas de este templo tienen una historia muy particular. El Cristo Crucificado y la Inmaculada Concepción, que se encuentran en la nave central, fueron realizadas por el escultor tirolés Leo Moroder, que falleció en 1982. A 22 años de su muerte, su hija, la Hermana Marta Moroder, se encargó de continuar con el legado del artista al realizar una talla de Sor María Ludovica, colocada en el altar construido al ser beatificada.
La relación de la familia Moroder con la Catedral se encuentra estrechamente ligada. Tal es así que, el año pasado, familiares del escultor donaron herramientas y trajes al templo, y en la actualidad son expuestos en el Museo eclesiástico, debajo de la Iglesia Mayor.

 

La última obra del artista tirolés es de 1982 -año en que falleció-.
Es un crucifijo, en el Museo Catedral

 

Monseñor José Luis Kaufmann, director del Museo Catedral (Catedral de la Plata), dijo: “La familia Moroder dejó su huella en la Catedral. Leo Moroder nos entregó imágenes impresionantes de la Inmaculada Concepción y de varios santos. Tomaba a sus hijos como modelos y daba vida a la madera”. Y agregó: “Por eso creamos un lugar en el museo, para mostrar su obra. Su familia se encargó de donar herramientas y cosas”.

Las huellas de Moroder

Las obras de la familia Moroder embellecen la nave central de la Catedral. El Cristo Crucificado (1969), realizado en madera de guatambú y la cruz en roble, y la imagen de la Inmaculada Concepción realizada en 1967, una escultura que acusa un fuerte dinamismo en los pliegues del manto, en sus cabellos y el naturismo de su anatomía.
En el transepto se exhiben San José y el Niño, San Ponciano, tallas realizadas en 1969 en madera de cedro. En la sillería, Moroder talló 26 cabezas representando a su tío Franz -uno de sus maestros escultores-,Juana de Arco, Miguel Angel, la emperatriz Sisí, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, entre otros, y cuatro figuras laterales que representan a los santos.
Imponente. El Cristo fue realizado en madera de guatambú y la cruz en roble, en 1969 La Catedral guarda rostros de Miguel Angel y Juana de Arco El artista Leo Moroder talló imponentes obras en madera. Entre ellas, el Cristo Crucificado y la Virgen Inmaculada. A 22 años de su muerte, su hija donó una escultura de la beata platense Sor María Ludovica.


Cinco fotos del Cristo Crucificado


 

Arriba y a la derecha; talla en madera de la Virgen Inmaculada (Leo Moroder)

ç
San José y El Niño. Talla
realizada en madera de cedro por
Leo Moroder en 1969. Se ubica
en el ala derecha del transepto
de la Catedral de La Plata.
La imagen de San José y El Niño
se repite en esculturas y pinturas
de origen eclesiástico. Moroder
intentó reproducir en su obra a
José -padre terrenal de Jesús- y
su hijo en una emotiva talla que
se caracteriza por la expresión de
cuidado hacia el pequeño Niño.

San Ponciano (foto), segundo
patrono de la ciudad de La Plata,
torso de la talla realizada por
Leo Moroder en 1969, colocada
en el ala izquierda del transepto.
San Ponciano fue declarado
Santo como mártir. El emperador
Maximino lo desterró a la isla de
Cerdeña para realizar trabajos
forzosos. Murió a garrotazos.
Fue santificado a mediados del
siglo IV por la Iglesia romana.
04/07/2009   13/08/2020